Mindfulness y la equitación. Parte 1

El Mindfulness para la equitación trata de construir una práctica mental que sea parte de tu programa de ejercicios. Muchos jinetes de la alta competición le dan la misma importancia al aspecto mental en el entrenamiento y competición, que a la parte física, y podemos decir que se produce prácticamente en todos los deportes de la competición. La idea básica es simple, sólo puedes cambiar los malos hábitos si eres conscientes, y el mindfulness es una práctica basada en la consciencia. Es una poderosa herramienta que trata de prestar atención de una manera particular y sin prejuicios al momento presente, nos enseña a no perder tiempo dándole vueltas a eventos pasados (por ejemplo errores cometidos) o anticiparse al futuro pensando en si ganaréis o perderéis.


Ejemplo 1: “Te encuentras en una competición, empiezas el recorrido, y la llegada no ha sido correcta, tiras una barra, o se para… entras en un ciclo. Pierdes la concentración, piensas en que es lo que has hecho mal, te enfadas, te tensas, algunas llegadas son impecables, otras no. No te sientes satisfecho con el recorrido, has perdido el momento presente y ha afectado a tu performance”

Ejemplo 2: cuantas veces he oído - “estaba saltando muy bien y de repente se ha bloqueado”- estas saltando perfectamente, y tienes unas cuantas llegadas malas, dejas de respirar regularmente, tus músculos se tensan, los codos se ponen rígidos, las piernas se contraen, y las directrices que le estás dando al caballo es imposible que las entienda!

Estos dos ejemplos suelen ocurrir en jinetes amateur. Pero los grandes jinetes también tienen problemas y las cosas no salen como ellos esperan. Cada uno tiene sus propias debilidades. Ellos también se tensan, se enfadan y transmiten nerviosismo al caballo y como resultado ocurren fallos como dar un tranco de más en una calle con la consiguiente probabilidad de derribo, y para todos evitar un derribo es mucho. Cada jinete ha de estudiar cuales son sus debilidades, y ser consciente de ellas, porque reconociéndolas, podemos trabajar en ellas y por tanto intentar superarlas.

El mindfulness ayuda a la mente a estar en calma pero alerta. Es el paso que nos va a llevar a entender y usar la herramienta más básica de la psicología del deporte y que vamos a ver en diferentes post:

1.- El pensamiento positivo y negativo - Hablar con uno mismo.

2.- Establecimiento de objetivos.

3.- La imaginación - Recuperación.

No hay que confundir el mindfulness en no pensar en nada, no es meditación, porque si has hecho un mal recorrido, o no has montado bien, tampoco vas a poder mentir a tu mente, es ser consciente y flexible en tus pensamientos. La idea es saber que tienes opciones y tu decides seguir los pensamientos que quieres o en que momento es mejor abordarlos.

Pensar es un hábito, lo haces automáticamente, cuando estás entrenando y cuando estás compitiendo. Puede serte útil y puede que no, y tu ni siquiera lo sabes. Pero sin embargo mindfulness consiste en ser consciente de estos pensamientos y saber cómo y cuando cambiarlos según tus necesidades.

1.-Pensamientos positivos y negativos-hablar con uno mismo

Los pensamientos surgen muy rápido. Tenemos que elegir aquellos pensamientos que están asociados a cuando mejor montamos.

Los estudios demuestran que cuando piensas de forma negativa (mente) tu cuerpo crea más tensión, lo que te lleva a un mal entrenamiento o competición. Cuando empiezas a pensar en negativo creas resistencia, tensión en la mente y en el cuerpo. Cuando un pensamiento pesimista surja, Ej. "se me va a parar en este obstáculo, este recorrido es muy difícil, está muy alto…” debes intentar cambiarlo por un pensamiento positivo, ej: "no se me va a parar, no es difícil, no está alto…" esto puede ayudar algunas veces pero lo que hay es un conflicto dentro. Hay que ir a la parte más profunda, me están apareciendo estos pensamientos, no me voy a engañar, soy consciente de que aparecen y hay que saber por qué, y aprender a trabajar en la autoconfianza para que no aparezcan. Aquí es cuando es de ayuda, aceptar los pensamientos y reconocer que nos hemos centrado en este punto. Una vez hecho esto puedes empezar a trabajar con una nueva acción. Estoy pensando que está demasiado alto ¿ Es porque considero que no estoy preparado para este nivel? ¿ Qué el caballo que monto no puede hacerlo? ¿ Tengo miedo?

El problema de pensar en negativo es que se atrae, si crees que se va a parar se parará. Si piensas en negativo, al final atraerás esa situación ¿Cómo lo puedes resolver, bajando de nivel? ¿ Entrenando más alto hasta que consideres que estás preparado? ¿ Dándote más tiempo? En la equitación cuando no nos sentimos cómodos en algún nivel siempre, y digo SIEMPRE hay que volver atrás es la única manera de progresar. Esto suele ocurrir muchas veces, pero otras, si que estás preparado para esta altura, estás listo para subir pero te aparecen estos pensamientos, y suele ser miedo, aquí también nos va a ayudar el ser consciente que estamos pensando esto y trabajar en la autoconfianza y la mente para que no aparezcan. No alimentarla, estás en el concurso, y rápidamente se te aparece la imagen de que te estás cayendo, la ambulancia… si estás trabajando en esta fase, rápidamente te das cuenta de que “estoy pensando en que me voy a caer y me voy a hacer daño” trabaja tu mente en concentrarte en el caballo, en tu posición, en tus manos ¡ Vuelve al presente! Trabaja en concentrarte en el momento. Esto mismo ocurre con sólo pensar en un obstáculo que crees que vas a derribar. El simple “hecho” de ser conscientes de tus pensamientos hace que no lo alimentes, y con el tiempo y entrenamiento puedas conseguir que no aparezcan.

En Resumen:

-Ser CONSCIENTE de lo qué esta pasando. (No lo consigo hacer bien, todo es horrible, qué mal monto, qué vergüenza!)

-ACEPTAR que estás pensando en negativo. Luchar contra estos pensamientos no sirve de nada, aceptarlos es darle un nombre. Mucha gente los cambia, por “si puedo hacerlo” pero cambiado por “Pienso que puedo hacerlo”Es diferente!!!! Mejor nunca digas ojalá, pues generas dudas a la mente. “Ojalá haga un cero” “Ojalá me salga bien” solo son dudas, es débil!

No podemos cambiar toda nuestra forma de pensar, pero puedes reconocer tus pensamientos, y puedes seguirlos o no. La manera de cambiarlos condicionará tus pensamientos y conseguirás ser consciente de no juzgarte, entrenando la mente repitiendo como un mantra “estoy pensando que si puedo”

No tienes que creer todo lo que piensas!

-ACTUAR. Reconocer que tienes otra forma de centrarte en otros pensamientos y actuar. Si estás en un entrenamiento para y respira profundamente unos minutos. Pregúntate a ti mismo que es lo que puedes hacer para mejorar ¿ Es la vuelta, me falta ritmo, estoy tenso? Escucha a tu profesor, lo que te está diciendo, reflexiona durante unos minutos, guiándote a ti mismo al momento presente y volver a centrarte ¡ Date un tiempo! No vuelvas inmediatamente, visualiza lo que vas a hacer. Estoy bien, lo puedo hacer. Tenemos la elección de poder elegir nuestros pensamientos. Y todo esto pasa muy rápido. Y claro ahora pensarás que si estoy en una competición no puedo parar a reflexionar, pues todo ocurre en unos segundos. En la competición hay que trabajar salto por salto, estar completamente centrado en el salto que me precede, si he tenido una muy mala llegada, si has tirado un obstáculo, ya se valorará después del recorrido lo que ha ocurrido, hay que volver al presente, ser consciente que estamos respirando, y preguntarte a ti mismo, ¿-Estoy con un buen galope? Si, ¿ Estoy en una buena posición? Si. -¿Tengo mis manos bajas? Si ( ¡ Enhorabuena ¡ Ya estás regresando al momento presente) ya estás observando el siguiente obstáculo y así sucesivamente. Es regresar, no enfadarse, ser neutral, vuelve la calma y tu recorrido ya ha acabado. Después del recorrido, puedes volver a pensar que es lo que ha pasado. Pero no darle vueltas una y otra vez. Ha sido un adelantón porque me faltaba ritmo en la vuelta y luego he empujado demasiado. Vale y ya está. Recuerda darle ritmo en la vuelta la próxima vez pero no te atormentes y sigas pensando en ese obstáculo porque lo único que vas a conseguir es que la próxima vez que encares un obstáculo te tensarás en la vuelta y volverás a cometer el mismo error. Si tu mente esta libre de prejuicios, positiva, relajada, entonces todo fluye.

Con este post, podemos empezar a trabajar en ser conscientes de nuestros pensamientos y aprender a seguirlos o no. En el siguiente hablaremos del establecimiento de objetivos.

Recent Posts
Archive
Search By Tags