Mindfulness y la equitación. Parte2.


Eric Lamaze.

Objetivos

Los jinetes y entrenadores establecen unas metas de entrenamiento y competición. Entrenar se asocia casi siempre a preparar, perfeccionar y adiestrar los puntos débiles tanto del jinete como del caballo para alcanzar dichos objetivos.

Cuando hablamos de objetivos nos encontramos:

-Los finales, asociado con el término ganar o al resultado final deseado.

-El método o proceso, relacionado con la técnica o estrategia necesaria para hacerla bien. Es el COMO se esta consiguiendo. Y en esta nos vamos a centrar.

-ejemplos: mantener la misma cadencia de galope, dejar las manos bajas en la batida del salto, mantener el caballo equilibrado en los pies…

-El rendimiento. Se suelen utilizar para supervisar el progreso del método utilizado para alcanzar el resultado deseado. Fomentan el desarrollo de la destreza y puede hacer que un jinete se sienta satisfecho con el recorrido del concurso, incluso si no ha llegado a clasificarse.

En muchas ocasiones, el proceso va ser igual, o incluso más importante que el resultado final.

El método que proponemos consiste en seleccionar una acción para focalizar toda tu atención y utilizarlo como guía para perfeccionar. Esto es especialmente de ayuda si no te encuentras en el nivel que tu quieres o en el nivel que te corresponde y continuamente te sientes decepcionado con tus objetivos.

Centrar tu atención a situaciones especificas, consigue que alcances ciertas habilidades, asienta las bases de la equitación y aumenta la confianza del jinete y caballo, y esto a la larga tiene grandes beneficios. La confianza es fundamental en cualquier deporte, pero en la hípica, donde interactuas con un animal y no sólo dependes de tus habilidades, cabe la posibilidad de perder la confianza del caballo o del jinete. Y ambas perdidas lleva a la catástrofe.

Añadimos unos ejemplos donde refleja que una pequeña acción tiene una gran consecuencia.

Ejemplos:

1.-Ser conscientes de bajar el peso a los talones. Sentir que todo tu peso acaba y finaliza en el talón, ya que esta maniobra a caballo actúa como un ancla. Hay que extender hacia abajo el tendón de Aquiles y sentir tus piernas alrededor del caballo, no sólo estar encima sino abrazándolo también con las piernas. Cuanto más pongas tu talón abajo más notaras que el músculo de la pantorrilla se alarga y aprieta. Consigue equilibrar al jinete, tienes más control sobre tu caballo, cualquier quiebro nos mantiene en la montura. ¡Pruébalo!

2.- Manos abajo. Cuando el jinete se dirige a un obstáculo sobrevienen unos momentos decisivos, éstos son la curva, después de la curva y delante del obstáculo. En el momento en que galopas para realizar el salto, el ritmo que proyectas debes prepararlo con antelación a la curva, pero cuando te hallas en la curva la ansiedad aparece, dejas de controlar tu cuerpo y es muy usual mover, tirar o alzar las riendas para buscar la distancia del obstáculo. Esto provoca que el ritmo del caballo se modifique, y precisamente mantener el mismo ritmo es una de las principales herramientas de primera necesidad para llegar bien a un obstáculo.

Si mantienes las manos bajas no rompes el ritmo del caballo, ni su potencia, y consigues llegadas más precisas, y si no los son al tener las manos bajas no has cambiado el equilibrio del caballo y muy probablemente saltará.

3.- Mirar siempre hacia delante, y sentirse altos en la montura. Como si un hilo nos tirase hacia arriba, nunca mires abajo. Mantiene tu equilibrio siempre en el centro de la montura, nos proporciona sensibilidad, dejarás de ver para comenzar a sentir. Su tranco, su rectitud, percibirás si las espaldas de tu caballo se deslizan hacia fuera o se anticipan hacia dentro en las curvas. Es una nueva sensación, una nueva manera de montar. La cabeza pesa una media de 8 kg en los adultos, si bajas la cabeza para mirar el cuello del caballo, el equilibrio se rompe y esos 8 kg de peso se deslizan hacia las espaldas del caballo. Las probabilidades de cometer un derribo se duplican.

Estos son algunos ejemplos, debes proponer junto con tu entrenador cual/cuales acciones debes mejorar durante una temporada hasta que se automaticen, una vez tenéis ese objetivo perfeccionado, podéis empezar otro, pero es conveniente centrarse en un solo. Porque si son muchos es cuando viene el desorden del todo, el caos.

También puedes hacerlo en la competición. En este caso, también estarás valorando el rendimiento. Un jinete que no tiene mucha experiencia, puede practicar hacer el recorrido en mantener las manos bajas. Otros los talones y la mirada, mantener el mismo ritmo, respirar en el recorrido…Además el ser consciente de esos objetivos dentro de la competición os lleva al presente y bajas la ansiedad en la pista.

Mindfulness puede ser parte de este proceso de objetivos. Sabemos que es lo que hay que hacer pero a menudo se olvida. Necesitas recordar y ser consciente de tus objetivos. Hay que establecer un orden a las metas, sino fácilmente se disipan y no acabas por perfeccionar ninguna.

Investigaciones de la mente muestran que si vemos algo como un recordatorio diario de ese objetivo, es más probable que lo recuerdes. Se aconseja tener algo visual para recordarlo. Y cuando lo divisas eres conscientes y lo corriges inmediatamente.

Ejemplos;

Se alargan las riendas a medida que vas trabajando el caballo y no eres consciente de ello hasta que el entrenador te lo comunica. Puedes hacer un nudo para saber que hasta ahí se encuentra tu tope. Una trenza en la crin para cuando mires abajo te recuerde que tienes que mirar arriba. Un sticker en la habitación, en el ordenador… lo que se os ocurra para recordarlo visualmente, es una practica mental.

Cuando desciendas del caballo hazte un esquema de lo que has conseguido, de lo que puedes mejorar, se honesto contigo mismo. Es importante contrastarlo con anteriores ocasiones, e incluso comparado con meses atrás. ¿Ves algún progreso? La equitación es todo perseverancia y paciencia.

Es importante que cuando te pongas objetivos se correspondan con el nivel que uno tiene porque si no aparecen las temibles frustraciones, los objetivos han de ser medibles y secuenciales considerando tener pequeñas metas e ir llegando a ellas para construir uno grande.

Recent Posts
Archive
Search By Tags