Los elementos efectivos del salto


A través del trabajo en doma, se aprenden los elementos efectivos para saltar: posición, mirada lejos, un correcto y consistente ritmo. No podemos centrarnos a la vez en todos. Al principio es bueno centrarse en un único elemento y poco a poco se interiorizarán todos y actuarán como reflejos.


Un elemento clave que tienes que conseguir y añadir a tu trabajo es la fluidez. Es importante que veas a tu caballo saltar a la cuerda. Tu caballo puede encontrar la fluidez por si sólo; tu trabajo consistirá en acompañarlo y no interrumpirlo. En cierta manera es “dejarte llevar” con él, teniendo en cuenta todo lo aprendido y con la postura que ya has conseguido, los dos os moveréis con suavidad, fluidez y naturalidad.

Tenemos claro que no hemos de interferir ante el salto. Pero, ¿Qué es lo que necesita nuestro caballo de nosotros en el salto? Necesita que lo guíes en dos áreas: el ritmo y la dirección. Tu misión consiste en decirle a qué velocidad quieres que galope y en qué línea quieres que vaya. No olvides, que el salto es responsabilidad de tu caballo, es así como lo ven los grandes jinetes. El caballo ve las distancias tan bien como tú, tu trabajo es no interrumpir su concentración tirando de sus riendas o agitándose encima de él. Si tú te responsabilizas del ritmo y la línea (recta o curvada), y organizas estos elementos en la vuelta antes del salto, él puede centrarse en el obstáculo, los saltos para él son fáciles y encontrará la distancia correctas.

Cuando consigas hacer los “deberes” de establecer el ritmo, tu posición y la línea antes de la curva al obstáculo y manteniéndolas todas, el número de trancos salen a la perfección y automáticamente.

-Anne Kursinnski´s-

Recent Posts
Archive
Search By Tags