MOTIVACIÓN TALENTO Y PERSEVERANCIA EN LA EQUITACIÓN

NO SÓLO ES CORRECTO FALLAR, SINO QUE ES NORMAL FALLAR.

Hay jinetes que se aburren con la monotonía de la práctica, o se desaniman si la práctica no da resultados . El jinete francés Jack le Goff solía decir “ No existe la doma instantánea de la misma manera que un café instantáneo”.

Aprender las habilidades físicas hasta considerarlas “tuyas” depende de entender exactamente qué se requiere, y luego practicarlo hasta que sea un instinto natural. Las habilidades físicas se adquieren a través del poder de la práctica.

El pianista Vladimir Horowitz, en una ocasión dijo, “ Si no practico en un día, lo sé yo. Si no practico en dos días, mi mujer lo sabe. Si no practico en tres días, todo el mundo lo sabe”

Una vez ya entran en el mundo de la competición, y aspiran a montar bien, entran en conflicto con la perseverancia. Practicar es duro. Practicar significa hacer lo mismo una y otra vez, día tras día, mes tras mes, año tras año. Tienen que saberlo, es sacrificado ¿Tienen la dedicación y la determinación de elegir trabajar tan duro?

SI SIGUES INTENTÁNDOLO, NO HAY GARANTÍA DE QUE TENGAS ÉXITO. PERO SI NO SIGUES INTENTÁNDOLO ESTÁ ABSOLUTAMENTE GARANTIZADO QUE NO LLEGARÁS AL ÉXITO.

El talento es algo maravilloso, pero siempre si va acompañado de una fuerza interna para seguir superándose. Un punto muy atractivo de la equitación es que es un deporte longevo, los jinetes tienen mucho tiempo para perfeccionar y mejorar. El griego Aristóteles escribió hace más de dos mil años, “Lo que tenemos que aprender lo aprendemos haciéndolo”

No sólo es correcto fallar, sino que es normal fallar. El fracaso es realmente inevitable en las primeras etapas de la adquisición de nuevas habilidades, por lo que no hay nada que temer ni avergonzarse, ni tampoco una razón para que el instructor nos grite porque no podemos ver lo que nos está intentando transmitir.

Tenemos que entender el funcionamiento de nuestro cerebro que es muy listo y muy ahorrador. Su objetivo principal es analizar y actuar con eficacia y rapidez con el mínimo esfuerzo. Se pasa el día buscando atajos para hacer las tareas más rápidas y eficazmente para ponerse a descansar cuanto antes.

PARA ELLO TIENE UNA ESTRATEGIA QUE SE LLAMA RUTINA, A BASE DE REPETIR, LA RUTINA NOS PERMITE APRENDER Y ESO DEJA HUELLA EN NUESTRA MEMORIA. TANTA QUE ALGUNOS APRENDIZAJES SE CONVIERTEN EN UN HÁBITO Y ANTE DETERMINADAS SITUACIONES ACTUAMOS SIN PENSAR DE FORMA AUTOMÁTICA.

Recent Posts
Archive
Search By Tags