BENEFICIOS DE LA COMPETICIÓN EN LOS NIÑOS.

La competición crea un aliciente tanto en los adultos como en los niños y eso mantiene viva la escuela, la equitación y la hípica en general y se convierte en una parte muy feliz de su infancia.

Para algunos padres la competición está mal vista. Se suele argumentar que puede causar un estrés innecesario y dejar a lo niños decepcionados si no están a la altura. Para proteger a los niños de la decepción, muchas madres y padres bien intencionados declaran a todos como ganadores o evitan las competiciones.

Los expertos en desarrollo infantil señalan que una competición saludable es beneficiosa para los niños. Además de prepararlos para un futuro en la vida, desarrollan habilidades que usarán de adultos, como la empatía, la tenacidad, aprender el valor del trabajo duro. Todo ello contribuye a aumentar su autoestima.

La competición les puede enseñar grandes lecciones de vida;

1.- La competición ecuestre consigue que aprendan a un ritmo más rápido y esta mejora conlleva dar el salto a un nivel superior. Cuando los niños tienen un objetivo, los estimula a trabajar más duro y más rápido para alcanzarlo. Al conseguirlo se dan cuenta lo capaces que son. Se persigue la excelencia cuando se compite.

2.-Los concursos les enseñan a manejar los nervios. Cuando están fuera de su zona de confort, es normal sentir nervios, por lo que podremos trabajar en gestionar esas mariposas que sienten. Esto les beneficiará en un futuro cara a saber gestionar estos nervios en exámenes, entrevistas de trabajo o dar presentaciones.

“Cuando se hace bien, la competición puede ayudar a sus hijos a aprender habilidades que usarán a lo largo de sus vidas”

3.- La competición les enseña a tomar riesgos. Una vez han superado sus miedos y nervios, pueden desarrollar su confianza para realizar movimientos mas difíciles o trazados más incómodos.

4.- La competición enseña a canalizar las frustraciones cuando las cosas no salen como queremos. A veces se trabaja duro, y aún así pierdes. A veces ganas, pero aún así no lo hiciste como tú querías. Aprenden la resiliencia y agallas en esos momentos. Desarrollar la capacidad de superar las adversidades y la solidez son dos rasgos que sin duda son esenciales en la etapa adulta.

5.- Nos ayuda a establecer metas. La competición ayuda a proporcionar los plazos y verificar el progreso de nuestros objetivos.

6-Nos ayuda a aprender a ganar y a perder con gracia. La competición nos brinda la oportunidad de sobrellevar los sentimientos de orgullo y decepción y aprender a procesarlos de manera saludable.

7. Ayuda a construir la autoestima. La autoestima no es algo tangible que se entrega a los niños; ellos tienen que construirlo. La competición es una forma en que los niños ganan autoestima. Cuando desarrollas un talento y trabajas duro para obtener un resultado, sienten bienestar. Cuando falla y aprenden que pueden recuperarse, se sienten más seguros de sí mismos porque comprenden que tienen capacidad de recuperación.

8.-La competición en la hípica nos da otra comunidad. Cuando eres parte de una afición, estás en una red de compañeros y adultos que tienen intereses y valores similares a los tuyos. Siempre es bueno tener otra aldea en tu vida o la de tu hijo.

Recent Posts
Archive
Search By Tags